domingo, 12 de febrero de 2017

Códigos del género y formación de los maestros.

Tras haber leído los textos que os hemos adjuntado al final de la entrada, hemos decidido hacer una reflexión sobre el género y el sexo, ya que es un tema de gran interés social y en especial en el ámbito educativo. De esta forma pensamos que la opinión masculina y femenina, en conjunto, crea una opinión completa desde ambos puntos de vista, por lo que hemos compartido ideas con otros/as compañeros/as.

En nuestra infancia, se daba mayor distinción entre chicos y chicas. Es decir, actuábamos y actuaban con nosotros/as en función de unos estereotipos predeterminados por la sociedad que hemos ido interiorizando desde nuestros primeros días (sociedad y medios de comunicación). Como se refleja en el segundo texto, a las niñas se les ha asignado el papel de “tontitas, modositas y presumidas” y cuando una de ellas rompía este esquema se le consideraba diferente.

Hoy en día se intenta eliminar este tipo de diferencias de género. Aunque en nuestra opinión, las medidas que se toman no sean las más adecuadas. En primer lugar, creemos que se debería adaptar el lenguaje en función de las características del grupo, ya que de esta forma se rompe con la norma hasta ahora estipulada. Esto es, si hay una mayoría femenina, utilizar el femenino y si por el contrario hay una mayoría masculina, utilizar un lenguaje masculino.

Además, vemos necesario tratar desde edades muy tempranas la igualdad de género.  El/la docente debe intentar que el alumnado deje de diferenciar entre mujer y hombre, viéndoles como personas. Para ello, es necesario que el profesorado apoye y defienda esta idea.

Haciendo hincapié en el texto de Leire (“El modelo reflexivo en la formación de maestros y el pensamiento narrativo”), si al alumnado se le hubiera formado en una igualdad de género, la confusión surgida entre Mikel, Aída y Leire no se hubiera dado, puesto que no existirían diferencias entre niños y niñas. En cualquier caso, si no se ha empezado a tratar este conflicto desde la niñez, vemos necesario reforzar este tema en el aula, tanto con los/las estudiantes como con los/las docentes.

En el segundo texto se nombran ciertos estereotipos que tiene la mujer en la sociedad. A pesar de que nos resulta un texto bastante anticuado, podemos ver que esto hoy en día no ha cambiado. Los roles masculinos y femeninos siguen muy marcados por y para la sociedad. Creemos que una posible forma para cambiar estas situaciones es el curriculum neutro: irá sin foto, sin nombre ni sexo del individuo. Además, apostamos por las nuevas remesas de los/las maestros/as que luchan porque la igualdad predomine en la vida y en las aulas.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario